La Casa de Mi Padre

 

DIOS ES REAL Y EL CIELO SU VERDAD

 


 

¡El Cielo es nuestro hogar!


    
Habitaremos en la Ciudad Celestial, ¡que descenderá del cielo, de Dios, y morará entre los hombres! ¡Esa ha sido la mayor esperanza de todos los tiempos: la maravillosa Ciudad cristalina y dorada en la que moraremos eternamente con Dios! ¡Su descripción aparece en el triunfal acto final de la Biblia, en el Apocalipsis, capítulos 21 y 22, el atronador movimiento culminante de la sinfonía divina! ¡Un pasaje de belleza tan deslumbrante que lleva al éxtasis y supera las fronteras de la imaginación humana! La Celestial Ciudad de nuestra futura felicidad, ¡nuestro Hogar eterno en el Paraíso! "¡Porque no tenemos aquí ciudad permanente, sino que buscamos la por venir!" (Heb.13:14)
     Las cosas más fabulosas que podrías imaginar ya existen en esa maravillosa Ciudad Celestial "cuyo arquitecto y constructor es Dios" (Heb.11:10), ¡ciudad de la que nuestros amigos y familiares que murieron ya están disfrutando! "¡Porque Dios les ha preparado una ciudad!" (Heb.11:16) ¡Está casi terminada y a punto de descender!
     Por lo tanto, no quites la mirada de la meta, como aquellos que menciona Hebreos 11, el Capítulo de la Fe. Estuvieron dispuestos a sufrir todo tipo de pruebas y adversidades, y a ser en este mundo extranjeros y peregrinos, un pueblo sin patria ni ciudad, ¡porque sabían que vendría una celestial! (Heb.11:13-16)

Policia Con Cristo